Consulta de Homeopatia Madrid - Juan Ignacio Sánchez

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Salud, siempre

Salud, siempre

E-mail Imprimir PDF

En su día definió Hahnemann la salud como "el estado de libertad física, mental y emocional". Una definición simple y certera. Rajan Sankaran añade que en un estado de salud tenemos además la capacidad de vivir plenamente el momento presente, de estar en el hoy.

 

Por tanto no tenemos salud si tenemos afecciones que nos impiden o limitan el poder actuar con libertad. Un dolor en las articulaciones nos limita el movimiento, la tristeza profunda nos limita cada paso de nuestra vida, las obsesiones nos incitan a actuar de forma compulsiva, los miedos nos restan libertad de acción: el miedo a la soledad, por ejemplo, nos hace no disfrutar de momentos en que estamos solos. Y miles de ejemplos más.

Una persona estará sana si despierta con ilusión, con ganas de vivir cada día, sea lunes o sábado. Los problemas que cada día surgen son tomados con capacidad y ganas de lucha y con ESPERANZA en su solución. No quiere decir que no haya momentos tristes, nerviosos o cansancio tras el trabajo, pero son pasajeros. Si estamos cansados, el sueño nos repone adecuadamente, si estamos tristes por una circunstancia puntual, pasados unos días recuperamos la alegría interna:

Nos enfrentamos a la vida con una ACTITUD  de optimismo e ilusión

Todo lo que no sea así, es un estado de desequilibrio más o menos alejado de la salud, que deberá ser tratado cuanto antes para volver  al estado natural de salud. La homeopatía tiene esa capacidad, de volvernos a llevar a la salud, eliminando las capas enfermizas que se han ido desarrollando a lo largo de la vida en un grado más o menos grande. Estar tratados con nuestro medicamento de fondo es un seguro de una vida  saludable, sea ésta lo larga que sea.

El medicamento de fondo se sebe acompañar de una forma de vida adecuada que deberá incluir necesariamente: una dieta alimenticia equilibrada, ejercicio físico regular, suplementos de vitaminas y minerales a partir de los 30 años varias veces al año, hacer alguna actividad lúdica que nos divierta semanalmente, aprender cosas nuevas regularmente, mantener una actividad intelectual regular (lectura, escritura,  ...), hacer regularmente una actividad creativa (teatro, pintura, música, cerámica, escultura ...).